domingo, 20 de marzo de 2016

Jugend Musiziert 2016: Artículo de Adriana Domingo


"JUGEND MUSIZIERT"  2016

La semana en el concurso "Jugend Musiziert" en Tenerife podría resumirse en una palabra: inolvidable.

Sin duda es la ocasión perfecta para, además de tocar o cantar, conocer a muchas personas que te irás encontrando año tras año mientras transcurre el concurso.


Se aprende muchísimo y es increíble la de gente con talento que hay en los colegios alemanes de toda España y Portugal, cada uno diferente, pero todos con muchas ganas de aprender y pasarlo bien haciendo música.
 
Todos los días nos reuníamos los miembros de cada ciudad en un aula. Cantábamos y tocábamos juntos canciones que nos sabíamos, era muy divertido.

Había diferentes “Workshops” en las que se podía participar si te apetecía y que te facilitaban poder conocer a gente nueva, por ejemplo, coro. Además, tuvimos la oportunidad de escuchar a nuestros compañeros y felicitarles por lo bien que lo habían hecho.

El penúltimo día se celebra siempre un concierto en el que participan muchos de los concursantes. Al mismo están invitadas las familias de acogida, los miembros del jurado y los profesores. Ahí es cuando realmente nos damos cuenta del trabajo que conlleva tocar un instrumento o cantar, de hecho, la mayoría nos quedamos sin palabras.

Después del concierto es la entrega de premios. Todo el mundo iba con la intención de ganar y algunos (depende del año y del instrumento, ya que no siempre se puede pasar a Alemania) de poder pasar a la siguiente fase del concurso (que tendrá lugar en Kassel, Alemania), pero lo cierto es que después de todo, aunque parezca increíble, los premios acaban siendo lo menos importante para muchos de los concursantes.

Dicen que la música une a las personas, y eso hemos podido comprobar en "Jugend Musiziert”, ya que el amor por la música era lo que nos unía a todos y cada uno de los participantes de este concurso.

Otra de las ventajas de participar es que cada año tiene lugar en una ciudad distinta de España o Portugal. El año pasado fue en Barcelona, este en Tenerife, el año que viene en Marbella y así sucesivamente. Lo que quiere decir que conoces nuevas ciudades y gentes. Llega a gustarte hasta tal punto que no te quieres ir.

Cuando te toca concursar, te sientes muy arropada por tus compañeros, cosa que te anima a hacerlo lo mejor posible.

En mi opinión, debería apuntarse más gente a este concurso, ya que es una experiencia de la que se pueden aprender cantidad de cosas y que, como ya he dicho antes, une a personas sin importar la edad, de donde vengan y otras aficiones y gustos.
 
Adriana Domingo, 8b